“Hace ya muchos años, mi padre, un empedernido comprador de libros, me dijo algo que nunca olvidaré.

Le pregunté si leía todos los libros que compraba, ya que me parecía imposible que lo hiciese, aunque reconozco que tenía una velocidad de lectura poco habitual.

Él me contestó: -Mira hijo, los libros se pueden comprar por varios motivos. El más habitual es que lo vas a leer, pero también puede ser solo un libro de consulta, quizá un maravilloso regalo y, por último, y esto también es un buen motivo, por el mero placer de tenerlo, de olerlo, de acariciarlo…-.

Yo, que fui bien entrenado por él en este hábito de compra, entendí muy bien los cuatro grandes motivos y he disfrutado enormemente del último de ellos. A veces, tener un libro es, sobre todo, un placer para los sentidos.

Tomado de: http://juanmateo-online.com/?p=38

The Fantastic Flying Books of Mr. Morris Lessmore (2011)


Popularlibros.com – BOOK -



Monje – Ayuda de Escritorio