“Se respira y palpa una seguridad completa con respecto a que los tiempos que corren no son precisamente los mejores para el libro y su mundo. Nadie lo duda. Los medios de comunicación, cada cierto tiempo, sacan a relucir estadísticas y datos muy contrastados al respecto: la gente no lee libros, cada vez se compran menos, ya no hay bibliotecas merecedoras de tal nombre en los hogares, los niños y los jóvenes se pasan las horas frente a la televisión o los ordenadores y rara vez tienen un contacto directo y personal con las páginas impresas, los editores viven de milagro, las librerías quiebran, los escritores se mantienen con algunas lonchas de mortadela al día, etc, etc…

Pero como para desmentir estas seguridades que se nos venden como absolutas y certeras, de vez en cuando llegan a nuestras orillas, como maderos abandonados en algún lugar a la deriva, noticias de otro signo un poco más amable y positivo. Por ejemplo: nunca, jamás de los jamases, se han editado y escrito tantos libros como ahora; nunca antes se habían vendido tantos libros por cabeza y metro cuadrado; nunca el acceso a los libros había sido tan fácil, barato e inmediato…”.

Tomado de: http://www.ojosdepapel.com. Juan Antonio González Fuentes. 24/05/2012.

 

Librero el virrey


 

Librería Mosca, Montevideo (Uruguay)