En términos epistemológicos significaría \\\”Datos sobre los datos¨, pero en la práctica y en el momento actual del mercado editorial el término adquiere una relevancia sin precedentes, porque se refiere a toda aquella información que constituye los datos de un libro. Actualmente, el sistema mundial de comercio de libros acude a los metadatos como una de las mejores prácticas para darles visibilidad; Internet y los sistemas que se han desarrollado para el intercambio de información (como ONIX) usan lenguajes basados en XMLS o servicios web en donde se pueden conectar repositorios de información, distribuidores de contenidos digitales con librerías y puntos de venta. El común denominador entre todos ellos son los metadatos (p.e. el título de una obra, el precio -en diferentes monedas-, el formato, ISBN, la reseña, la portada, la tabla de contenido, etcétera.) En síntesis cuando un editor se preocupa porque los metadatos de las obras que produce se realicen de manera adecuada, metodológica y comprensiva, su posicionamiento en los motores de búsqueda puede aumentar, será más apreciado por quienes se conectan a los agregadores de contenido digital y, en definitiva, el lector tendrá una mayor y mejor información que posibilite la adquisición de una obra en particular.