Expresión acuñada por Chris Anderson que describe negocios como Amazon o Netflix, que se basan en reducción de costos de almacenamiento y distribución para focalizar los negocios en muchos productos para diferentes nichos de mercados. Para el caso de librerías virtuales puede observarse cómo la mayoría de las ventas puede provenir de la “larga cola” de productos con los que cuentan en sus catálogos, productos que no necesariamente se venden en grandes cantidades, pero es la cantidad del catálogo de títulos lo que garantiza la mayoría de los ingresos de una librería en particular (caso ostensiblemente diferente al modelo tradicional, en donde suele observarse que las librerías de cadena pueden obtener la mayoría de sus ingresos en los denominados libros \”bestseller\”).