Define para el usuario la posibilidad de actuar en doble vía, ser receptor y emisor de información. Permite la comunicación reciproca entre el emisor (quien desarrolló un producto comunicativo con múltiples posibilidades) y su usuario.