Atendiendo a la amable invitación de mi colega Libia Batista, directora editorial de la Universidad Tecnológica de Panamá, es nuestro interés compartir en breves líneas algunas anotaciones que consideramos claves en esta era de la edición digital en el mundo y revalidar, tal como se resaltó en el reciente Congreso de Libro Electrónico,[1] realizado en Barbastro, España, que es en las editoriales universitarias donde están las mejores oportunidades (y los retos más significativos, agregaríamos) para contribuir con nuevos entornos y posibilidades para la edición digital: desarrollando y probando nuevos modelos para la industria.

Bien podríamos afirmar que a estas alturas la conceptualización, características y ventajas del e-Book deberían estar claras para cualquiera que se enfrente al oficio de la edición digital, mas nunca será inoportuno repetirlo: e-Book, ecolibro, libro digital, desde su sentido más rústico puede ser la versión electrónica o digital de un libro impreso y a medida que se soporte en formatos especializados podrá incluir funcionalidades que van más allá de los típicos hipertextos para incluir atributos muchos más robustos, como los denominados e-Books mejorados—Enhaced eBooks, en otras palabras, e-Books desarrollados en formatos que  puedan aportar más  a la industria de hoy, como ePub, ePub fixed layout, ePub 3.0, entre otros. Por eso mismo, la definición en la práctica va mucho más allá.

A manera de resumen y tomando un poco de los eventos especializados más recientes a los que hemos podido asistir, como el ya extinguido TOC—Tools of Change for Publishing—, New York; Publishers Launch Conferences, Frankfurt; y el CONTEC, Frankfurt, (con próxima versión en febrero de 2014 en Sao Paulo, Brasil),  así como algunos estudios desarrollados en el tema y del quehacer del día a día, planteamos algunos  puntos clave que consideramos debemos seguirles la pista para fortalecer el desarrollo de nuestras propias actividades de Digital Publishing.

Conectividad: los esfuerzos e importantes iniciativas que se vienen haciendo desde diversos frentes para lograr que más personas de todo el mundo estén conectadas a la red, darán fruto más pronto que tarde (el proyecto impulsado por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, Internet.org, es una muestra de ello). No estamos hablando de que se conectarán unos cientos de miles de personas. Estamos definiendo la conexión en la que  se contaría con conectividad para los 2/3 de la humanidad (unas 5 mil millones de personas) que todavía no tienen acceso. Esto está en línea con la revolución digital que todos vivimos y que seguirá impactando de manera directa (para bien o para mal, según del rol que cada uno ejerza ) la edición digital.

facebook_2010

Conexiones entre usuarios de Facebook, mapeado en diciembre de 2010 por Paul Butler (Equipo de Facebook) 

facebook_2013

Todas las conexiones creadas entre usuarios de Facebook (1.100 millones de usuarios hoy).
Imagen posteada por Mark Zuckerberg, el 24 de septiembre de 2013.

Las cifras, producción y venta: de acuerdo con información del Cerlalc,[2] el número  de registros de ISBN de títulos en formato electrónico en América Latina pasó del 8% en 2010 al 13% en 2011 (un poco más de 22 mil títulos en formato electrónico para toda la región). La tendencia creciente de registros de ISBN ratifica además que la “facilidad de editar o publicar” que hoy otorgan las nuevas tecnologías (sin querer abordar el tema de la “calidad” o que sea el ISBN o no un indicador real de la producción editorial real de los países) está relacionada con la misma explosión de la producción editorial y la época de los “muchos libros”.

ISBN-LATAM

Una mirada más global, incluyendo España y Portugal  representa, según Cerlalc, los siguientes datos sobre un total en 2011 de 301 476 títulos registrados con ISBN:

ISBN-GLOBAL

En lo que tiene que ver con el tema de las ventas de libros electrónicos, la tarea está todavía pendiente. No existen las fuentes ni la metodología en la región para definir el volumen de ventas de libros electrónicos de una manera sistemática. Hay quienes hablan de un promedio del 3% del total del mercado, cifra que, aunque arbitraria, podría reflejar una tendencia que de todas manera es lejana al cercano 30% que ya observamos en el mercado de  los Estados Unidos, que nos guste o no, es un referente para continuar encontrando pistas que podamos seguir, realizando las debidas transposiciones para nuestros contextos regionales, nacionales y locales.

Digitalización y conversión: superados los temas de los derechos para cada caso y la definición y estrategia de las plataformas a utilizar, es tarea del editor garantizar que su “fondo vivo” esté 100% digitalizado y convertido a los formatos idóneos para cada caso, en el marco de su propia estrategia digital. De igual forma, la definición de las políticas y procedimientos para que toda nueva obra que se edite entre también al circuito digital y, por qué no decirlo, pensar que cierto tipo de producciones puedan estar concebidas en este formato.

Modelos: ¿Cuál es el mejor modelo de edición digital para su editorial? ¿Qué opciones están disponibles? ¿Cuál es la manera idónea de seleccionar las herramientas y plataformas posibles para articular modelos propios que generen valor agregado a su proyecto editorial y por lo mismo, a sus lectores?  Mencionamos las preguntas, las respuestas son largas y extensas. Lo claro en este punto, es la necesidad de que existan estos modelos y por ello mismo, desde esta perspectiva, nuestra idea final más adelante.

e-distribución: saber mezclar de la mejor manera: digital, formatos, medios y canales de distribución, con opciones de impresión a demanda, en esquemas posibles desde lo financiero, es otra de las grandes tareas para los Editores. La misma deberá ir soportada en la estrategia de marketing para el libro como la propia estrategia de marketing para el lector (redes sociales, desarrollo de campañas, uso de herramientas tecnológicas disponibles y estrategias de mercadeo, son algunos de los elementos a tener en cuenta).

Edición y educación: la relación entre editorial y procesos de aprendizaje, soportados en las plataformas y metodologías pertinentes (e-learning) es uno de los factores que continúa mostrando una muy interesante relación con el campo de la edición digital. Entender las posibilidades y la manera como cada proyecto editorial, de acuerdo con sus colecciones, líneas e intereses, pueda conectar con esto, será uno de los aspectos que empezaremos a ver con mayor énfasis en el ámbito de la edición digital técnica y la propia universitaria.

Lean Publishing:[3] este término es relativamente nuevo y genera posibilidades inmensas. De la misma manera como el Lean Manufacturing se usa y se entiende como “el enfoque total de un sistema de producción, que incluye todas las variables del proceso, elimina pérdidas y posibilita el mejoramiento continuo, de forma eficiente y con mayor satisfacción para el consumidor”; el Lean Publishing consiste en “la acción progresiva de publicar un libro empleando herramientas prácticas, livianas y económicas, que permitan obtener la respuesta del lector y de esta manera logar ‘pivotear’ el proyecto hasta el punto de tenerlo en su mejor momento y obtener el resultado esperado”. Si esta definición se lee a la luz de las posibilidades tecnológicas actuales de producción de libros y las diversas opciones que existen desde el uso estratégico de las redes, seguro es mucho lo que se podrá obtener: “Publica temprano, publica a menudo, asegura ingresos”.

DRM, Digital Rights Management: Las discusiones alrededor del DRM como aquel sistema tecnológico que permite asegurar (hasta cierto punto) que las descargas o accesos a contenido se den por personas autorizadas y no por aquellas que puedan infringir el derecho de autor, es uno de los temas más desgastantes y con posiciones a favor y en contra en los últimos años. Lo que bien podríamos decir es que la industria editorial tiene el derecho y el deber de protegerse de la piratería digital, que alcanza cifras alarmantes, pero hacerlo de una manera acorde con la época actual. Sabemos que la industria trabaja para desarrollar sistemas basados en el denominado DRM Social y otras técnicas que seguramente podrán ir madurando y mejorando poco a poco para la mejor experiencia del usuario. Para los interesados, vale la pena dar una mirada a lo que viene desarrollando y promete el proyecto Readium  y asegurar que somos de los que creemos que pronto la industria traerá soluciones innovadoras.

________________

Sin lugar a dudas se nos quedan temas por fuera en lo que es nuestra intención de un corto artículo, por ejemplo “el poder del lector” en el ámbito de las redes sociales, plataformas y herramientas que hoy se pueden incorporar dentro del desarrollo estratégico de una editorial; el desmitificar en parte la llamada brecha digital entre países desarrollados y subdesarrollados,  y observar las enormes oportunidades que trae lo digital para el mejor desarrollo y visión de nuestros propios proyectos editoriales; la necesidad de “discernir” entre modelos, plataformas, sistemas, enfoques y posibilidades, que nos permitan vislumbrar nuestros mapas y recorridos.

Y es precisamente allí a donde volvemos a llegar: la tarea de configurar nuestros propios modelos de desarrollo y posicionamiento desde cada estrategia única y propia de edición digital, recordando que “un modelo es como un mapa, que representa algunas características de un territorio; ningún mapa, como ningún modelo, puede ser completo; pero un modelo presenta especial valor cuando destaca y desarrolla algunos elementos de su territorio que han sido seleccionados sistemáticamente; cuando señala relaciones específicas entre dichos elementos; y cuando esto lo hace de manera sistémica, integrada y articulada, lo que lo puede convertirlo en único y diferenciador.” Ahí está el reto y la idea para lograr innovar o desarrollar procesos posibles y sostenibles en esta era de la edición digital en la que tenemos la oportunidad de ser testigos y jugadores de primer plano.

 


[1] Congreso de Libro Electrónico , http://www.congresolibroelectronico.es. Octubre 24 y 25 de 2013. Información de conferencias disponibles online.

[2] CERLALC, El espacio iberoamericano del libro, 2012. Bogotá, 2013.

[3] Puede consultarse mayor información al respecto en Leanpub Manifesto (Peter Armstrong): https://leanpub.com/manifesto .